Licencia de farmacia y local: en busca de su botica

WhatsApp en la farmacia: ¿cómo puede usarse?
WhatsApp en la farmacia: ¿cómo puede usarse?
2 julio, 2019
Subastas medicamentos España
¿Qué pasará con las subastas de medicamentos?
17 julio, 2019
Licencia de farmacia y local

 

Comprar una licencia de farmacia es una posibilidad que quizás no haya contemplado nunca y que desde Gómez Córdoba creemos que le interesará conocer. Al no estar vinculada a un local, esto le permitirá buscar una mejor ubicación, que influirá de forma capital en el devenir de la farmacia.

 

¿Qué es una licencia de farmacia?

En primer lugar, aclaremos conceptos. Una licencia de farmacia es una concesión administrativa que permite la actividad de una oficina de farmacia.

Se compra con la intención de poder trasladarla dentro del municipio concreto donde esa licencia de farmacia ha sido concedida por la administración sanitaria.

 

¿Por qué comprar una licencia y no la farmacia completa?

 Cuando se compra sólo la licencia es, porque en la ubicación actual, la facturación (que es lo que denominamos Fondo de Comercio), es muy baja y no resulta rentable. Esto significa que le interesa trasladar la farmacia a una ubicación donde se presupone que la facturación será mayor.

 

Ventajas y desventajas de comprar una licencia de farmacia

La principal ventaja es que el precio de una licencia de farmacia es menor que el de una farmacia en funcionamiento. Además, se le abre un abanico de posibilidades para configurar el negocio de forma acorde a su criterio.

Por otro lado, el principal escollo es conseguir financiación. Al no existir Fondo de comercio, los bancos no disponen de datos que le puedan servir de garantía para conceder crédito. Además, es una operación de riesgo, ya que, por muy concienzudamente que se seleccione el local, hay factores como la propia gestión o la respuesta de la clientela que generan incertidumbre.

 

Perfil del comprador de licencias

Un comprador de licencias debería reunir ciertas características:

  1. Capacidad económica para la inversión inicial → Suficiente para realizar la inversión, no sólo de la licencia, sino del local, de la obra de acondicionamiento de este, del mobiliario y de las existencias.
  2. Patrimonio para soportar pérdidas Los primeros meses o años, hasta que el negocio se asiente y se consolide una clientela, es previsible que la cuenta de resultados a final de año sea negativa. Por eso aquel farmacéutico que decida comprar licencia debería tener un patrimonio suficiente para poder soportar una situación de pérdidas durante un tiempo y poder superar esa época crucial. Deberá tener al menos un remanente que cubra gastos fijos de dos ejercicios sin que esto suponga una quiebra económica, en caso de que el volumen de ventas no crezca al ritmo esperado.
  3. Experiencia → Un farmacéutico que conozca bien la profesión, cometerá muchos menos errores, y en los primeros pasos de un negocio, minimizar los fallos es algo vital.

 

Ya damos el perfil, ahora debemos cumplir la legislación

Hay que revisar atentamente la Ley de Ordenación Farmacéutica de cada región, porque la regulación de esta cuestión corresponde a las comunidades autónomas.

Apuntemos que, en este artículo, todas las referencias a la ley estarán hechas a la normativa de la Comunidad de Madrid,

La Ley 19/1998 de Ordenación Farmacéutica de la Comunidad de Madrid señala en su artículo 29 las características mínimas que deben tener los locales destinados a una oficina de farmacia:

 

Superficie

Las oficinas de farmacia tendrán acceso libre, directo y permanente a vía pública, dispondrán de una superficie útil mínima de 75 metros cuadrados, y contarán, al menos, con las siguientes zonas:

  • Atención al público.
  • Almacenamiento de medicamentos y productos sanitarios.
  • Laboratorio reservado para la preparación y control de fórmulas magistrales y preparados oficinales.
  • Despacho del Farmacéutico o zona diferenciada que permita la atención individualizada al paciente.

Si la farmacia cuenta con alguna sección adicional (análisis clínicos, óptica, ortopedia, etc.), deberá contar, como mínimo, “con un módulo de 12 metros cuadrados adicional a la superficie total de la oficina de farmacia por cada sección o actividad diferenciada”.

 

Distancia mínima entre farmacias y respecto a centros de salud públicos

Además de esto, el artículo 33 de la LOF dice que la distancia entre nuevas farmacias no puede ser inferior a 250 metros con respecto a las existentes. Y que, en el caso de que en el municipio haya más de una farmacia, el local de la farmacia nueva tiene que estar, al menos, a 150 metros de un centro sanitario de Atención Primaria o Especializada (lo que comúnmente llamamos un centro de salud público o ambulatorio).

En este sentido, hay que tener en cuenta que estos centros de salud a los que se refiere la ley son en los que se expiden recetas y que, por tanto, aseguran en la práctica un buen volumen de negocio. Esos 150 metros de distancia establecidos en la ley se consideran ya una distancia razonable como para que el cliente pueda decidir comprar el medicamento recetado en otra botica que se encuentre más cerca de su domicilio, su trabajo, etc. y no necesariamente en la farmacia más próxima al centro de salud.

Esto se hace para intentar equilibrar un poco la situación y no darle toda la ventaja a una farmacia que pudiera situarse justo frente a un centro de salud (aunque actualmente, con la implantación de la receta electrónica, la cercanía física al centro de salud es una ventaja en vías de extinción).

 

La importancia del local

Hemos conseguido la licencia de farmacia y conocemos la regulación. ¿Cuál es el siguiente paso? Encontrar un local que esté en la ubicación perfecta, al tiempo que respeta las limitaciones que impone la ley.

En una farmacia, el local lo es todo. Su disposición, sus dimensiones, sus características, son muy importantes. Pero lo más determinante es, sin duda, su situación.

Podemos considerar una buena situación en el mapa aquella que está en zonas de paso, concurridas, con potenciales clientes que entrarán en nuestra farmacia y comprarán los productos que vendemos. Los mejores emplazamientos serán aquellos cercanos a:

  • Estaciones de metro, tren o autobús
  • Centros de salud u hospitales
  • Colegios
  • Residencias de ancianos
  • Zonas de tiendas o centros comerciales
  • Grandes áreas residenciales
  • Centros privados

Hasta el momento, no existe ninguna normativa que regule la distancia de las farmacias con respecto a centros de salud privados en los que, obviamente, también se recetan medicamentos. Elegir el local para una farmacia cerca de alguno de ellos puede suponer, sin duda, una ventaja comparativa clara.

Las variables son casi infinitas: que el local esté en zona de sol mejor que de sombra, en un cruce de calles, con zona de aparcamiento y fácil acceso, etc.

 

A mejor localización de la farmacia, más posibilidades

La ubicación perfecta probablemente no existe, y debido a las limitaciones del ordenamiento jurídico, no es fácil encontrar un local que cumpla con los requisitos legales y que además sea apto para uso comercial. Pero hay que tener claro que, si el local está en un buen sitio, las posibilidades de que la farmacia triunfe se multiplican.

Si quiere conocer más, lea otro de nuestros artículos: «Licencias de farmacia: ¿cuánto valen hoy por hoy?«

 

👉  ¿Cumple con el perfil de comprador de licencias? Si es así y además tiene un local apto según la legislación y de características comerciales, tenemos disponible la licencia necesaria para iniciar su nuevo proyecto. 
Si quiere saber más, haga click aquí (necesario registro).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Zona privada