Si mi asesoría de farmacia comete un error, ¿quién paga?

Riesgos laborales en la farmacia
3 abril, 2019
Herederos no farmacéuticos
Derechos de los herederos no farmacéuticos: adjudicación de la farmacia
24 abril, 2019
Error en asesoría de farmacia, quién paga

 

A veces, la asesoría de farmacia puede cometer un error y la consecuencia es que su cliente será sancionado.

Primero, se ha de constatar que realmente el error es debido a una negligencia y no a una falta de información por parte del cliente, por ejemplo:

  • No entregar la información o documentación necesaria
  • Información engañosa
  • Actuación conforme a las instrucciones del cliente

La asesoría fiscal no es responsable de los casos en los que, aun habiéndose realizado el encargo de forma correcta en cuanto a la norma tributaria, la información contable o fiscal suministrada por el farmacéutico no es veraz.

Es obvio que -formando parte imprescindible de la labor de una asesoría- se comuniquen al boticario, de manera clara y aportando la información suficiente, los riesgos que cada una de las vías posibles y planteadas por el asesor tienen para el patrimonio del farmacéutico. Una vez informado el clienteéste podrá decidir qué opción considera adecuada.

En caso de que el cliente se incline por asumir un riesgo determinado en aras de incrementar el ahorro fiscal, el asesor fiscal será responsable del daño causado si no informó al cliente de manera pertinente.

 

¿Qué tipo de acciones son susceptibles de indemnización?

Únicamente serán motivo de indemnización los pagos exigidos al sujeto pasivo (cliente), que impliquen un perjuicio para el contratante y que estén causados directamente por la actuación negligente de la asesoría de farmacia.

 

¿Qué debe pedir la asesoría de farmacia al cliente que contrata con ella?

De la misma manera que decimos que un asesor no debe limitarse a realizar solamente asientos contables y presentar los impuestos, el cliente no debe delegar su optimización fiscal al criterio y decisión final del asesor. El cliente debe ser miembro activo, utilizando dicho asesoramiento para que a la hora de presentar dichos impuestos, la toma de decisiones última sea suya y no la del criterio particular de su asesor.

No vale la orden de “presente para que pague lo menos posible -ni la asesoría debe asumir este tipo de decisiones-.

Pongamos los puntos sobre las íes: un cliente que no sabe lo que está haciendo su gestoría es responsable de los errores que esta comete en su actitud paternalista de “hacernos pagar de menos”.

Las consecuencias de una delegación en la toma de decisiones a la hora de presentar impuestos son errores que le pueden costar muy caro.

 

Estos son algunos de los más frecuentes y que alertan a Hacienda para una posible inspección:

  • Presentar a pérdidas farmacias con facturaciones estables que deberían dar beneficios
  • El margen comercial muy por debajo del normal considerado por Hacienda. Si sus márgenes declarados están realmente por debajo de los considerados normales, debe guardar prueba documental que lo justifique
  • No diferenciar las cuentas bancarias privadas de las de la farmacia
  • Incluir gastos e intereses de su actividad personal y aplicarlos a su actividad de farmacia
  • Presentar declaraciones no en consonancia con el histórico habido hasta el momento. Si existe una circunstancia cierta y la puede acreditar, no tema en declarar la realidad

 

Asesoría de farmacia

 

Cómo funciona la asunción de riesgo y la responsabilidad civil con su asesoría

La responsabilidad del asesor fiscal adquiere carácter subjetivo y estará basada en el incumplimiento contractual general, previsto en el artículo 1101 del Código Civil.

De este modo será el cliente quien deba probar en su reclamación en sede judicial la culpa del asesor en la praxis de su actividad.

Existen tres requisitos para determinar la concurrencia de la responsabilidad del asesor:

  1. Incumplimiento o cumplimiento tardío del asesor de una obligación preexistente por culpa, negligencia u omisión o falta de diligencia
  2. Que se dé daño o perjuicio de los intereses del cliente
  3. Que exista relación causal demostrable entre la conducta del asesor y los daños sufridos por el cliente de la asesoría

 

Conceptos susceptibles de reclamación a la asesoría fiscal

Sanciones

De entenderse que el asesor es responsable de la negligencia, este deberá hacer cargo del coste que la sanción tenga para el asesorado.

Intereses

No existe unanimidad a nivel de jurisprudencia; se dan resoluciones judiciales por las que se determina que es la asesoría la responsable del perjuicio causado en cuanto a los intereses devengados por la diferencia de cuota desde la fecha en que se debió pagar y otras que indican al cliente como el responsable de dichos pagos, independientemente de si el impago ha sido consecuencia de una negligencia del asesor.

No es reclamable el importe de regularización de cuota tributaria

Es la diferencia entre lo que deberíamos haber pagado y lo que efectivamente hemos pagado, por lo que no es una sanción, sino el pago adecuado que debería haber realizado según el criterio de la administración. Esto irá a cargo del cliente.

 

¿Y si me llega una notificación por sanción y no la pago, aun no siendo mi culpa?

Cuando el cliente es notificado del pago exigido por parte de Hacienda, a los efectos de su liquidación -con independencia de si después se reclamará o no la deuda a la asesoría- es responsabilidad del cliente realizar el pago en el plazo requerido.

Interposición de recursos a resoluciones fiscales 

En este caso, de nuevo, el hecho de no presentar una alegación no implica un mal ejercicio de la asesoría, siempre y cuando se haya informado al cliente de las diferentes opciones en cuanto a vías de acción, las posibilidades en torno a la reclamación y los costes derivados de la misma. Será el cliente el que en última instancia deba decidir interponer o no el recurso.

 

En conclusión

Hay un dicho popular que dice: «no se sabe lo que se tiene hasta que se pierde».

Este es plenamente aplicable a la buena asesoría de farmacia, que además de cumplir con las obligaciones fiscales, laborales, mercantiles y contables, deberá ser un consejero que le ayude en el día a día de su negocio.

Evite errores propios y ajenos. Conocer  la marcha real de su farmacia le evitará importantes sanciones con la Agencia Tributaria por el incumplimiento en tiempo o forma de las obligaciones de su negocio. 

Por tanto:

  • Asegúrese de que el error no es suyo
  • Nunca delegue las decisiones sobre la presentación de sus impuestos al buen criterio de su gestor y  asuma  su responsabilidad
  • Si el fallo proviene de una mala praxis imputable a su asesoría, asegúrese de que está cuenta con un seguro de responsabilidad civil

 

Regístrese en nuestro blog de farmacia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Zona privada